Periferia
Internet Resources for Architecture and Urban Design in the Caribbean


Periferia: Publications: Hacia una modernidad tropical: la obra de Henry Klumb

Hacia una modernidad tropical: la obra de Henry Klumb, 1928-1984
By Enrique Vivoni Farage
Director, Archivos de Arquitectura y Construccíon de la Universidad de Puerto Rico
AACUPR

Introducción

La historiografía puertorriqueña describe que en el año de 1941, Puerto Rico experimentó una revolución pacífica. Entre los protagonistas figuraron : el planificador norteamericano, Rexford G. Tugwell, el poeta político puertorriqueño, Luis Muñoz Marín y el arquitecto e idealista alemán, Henry Klumb. La revolución se llevó a cabo dentro del Establishment, utilizando modelos diferentes de administración, pero incapaz de alterar, en sus cimientos, los verdaderos problemas entre la relación entre Estados Unidos y Puerto Rico. En 1941, después de siglos de colonialismo, la situación puertorriqueña era desesperante. Haber sido por tres décadas un territorio de Estados Unidos contribuyó a cierto progreso: se logró disminuir la mortandad infantil, el analfabetismo y aumentar, en algo, la expectativa de vida. Sin embargo, no se lograron resolver los problemas que impedían establecer una verdadera democracia en la Isla: la riqueza permaneció en las manos de pocos, mientras que la mayoría de los puertorriqueños padecían de hambre y miseria - palabras que cuajaron en formas visibles con el auge de comunidades que, desde afuera, llamamos arrabales: Sal-si-Puedes, Tras Talleres, El Fanguito. El problema de hacinamiento, salubridad e higiene en los arrabales obligaba a gran parte de la población de Puerto Rico a vivir en condiciones infrahumanas.

La revolución pacífica, según concebida por los dos primeros protagonistas, optó por hacer tabula rasa, al intentar eliminar los males con la erradicación de los efectos y el olvido de las causas. El progreso se convirtió en grito de guerra. A causa de ésto, se descartaron debates que habían acaparado la atención del gobierno y los políticos en el pasado como si se hubiesen resuelto, problemas tales como: la americanización, la militarización y la crisis de identidad, entre otros. La atención se dirigió hacia el problema inmediato: sacar a los puertorriqueños del estado de pobreza en que se encontraban. A tales fines, medió un espíritu humanitario de parte del gobierno norteamericano, ya que, en gran medida, la situación de Puerto Rico era una vergüenza para Estados Unidos, al reflejar una mala administración colonial.

El efecto de la revolución pacífica se sintió en varios aspectos de la vida puertorriqueña. Puerto Rico se enfrascó en un proceso de homogeneización donde las diferencias culturales, económicas y sociales se allanaban por la industrialización e internacionalismo. La práctica de la arquitectura en Puerto Rico también reflejó la búsqueda por una imagen de igualdad internacional. Por medio del Comité de Diseño de Obras Públicas, el gobierno intentó modernizar la arquitectura en Puerto Rico. Esto lo logró al traer a la Isla arquitectos alemanes y austriacos, entre ellos, Richard Neutra y Henry Klumb. Aunque el primero diseñó desde California, el segundo estableció su residencia en la Isla.

¿Quién era este tercer puntal de la revolución pacífica en Puerto Rico? ¿De dónde surgió su manera de entender y hacer la arquitectura?

Henry Klumb nació en Colonia, Alemania el 24 de febrero de 1905. Cursó estudios de arquitectura en su ciudad natal y se graduó de arquitecto en 1925. Luego en 1927, zarpó para Estados Unidos de América. Sus amigos le habían puesto el mote de Klumbumbus en obvia referencia a su deseo de encontrar nuevos horizontes en la arquitectura del "nuevo mundo". Durante esta primera etapa de su vida profesional, Klumb se manifestó tanto en contra de los estilos historicístas como del "estilo moderno" que se desarrolló en Europa a través del trabajo realizado en el Bauhaus y por el arquitecto suizo, Le Corbusier. Reclamaba que el "estilo moderno"

hizo de las casas unas máquinas para vivir, los techos a dos aguas se convirtieron en herejía y el ornamento en un crimen. La arquitectura se había reducido a una fórmula a ser seguida rígidamente con venganza intelectual...[y] carecía de exuberancia espiritual y poética.

Klumb se interesó en buscar por medio de la arquitectura, "valores superiores" y entendió que al lado del arquitecto Frank Lloyd Wright los encontraría. Trabajó para Wright por cinco años que fueron una época, según Klumb, "protegida e inspiradora, siempre rodeado por la belleza." De su experiencia con Wright, aprendió que la verdadera arquitectura "trasciende el tiempo (timeless), y evoluciona siguiendo principios orgánicos..."

En septiembre de 1928, Frank Lloyd Wright regresó a Taliesin de su auto-exilio en California y Arizona. Tenía grandes planes para establecer el "Taliesin Fellowship", una especie de fundación que garantizaría su solvencia económica sin que ésta fuera tributable. En octubre de ese mismo año invitó a Klumb, quien trabajaba en St. Louis como delineante en una fábrica de órganos, para que trabajáse en Taliesin. Klumb permaneció cinco años al lado de Wright. El primer año trabajó en el Campamento Ocatilla en Arizona, prototipo de lo que luego sería Taliesin West. De regreso en Wisconsin, Wright le encomendó que organizara y presentara la primera exhibición de su obra en el Viejo Continente. Klumb viajó por un año, donde dictó conferencias sobre la obra de Wright e inauguró la exhibición en Amsterdam, Berlin, Stuttgart, Antwerp y Bruselas. En 1931, regresó a Taliesiín donde permaneció por dos años más.

En 1933, Klumb decidió que era tiempo de enfrentarse al mundo de "realidades frías y de falsas promesas." Un mundo que prometía éxito inmediato a quienes imitasen el "estilo moderno" importado de Europa. No obstante, Klumb rechazó la idea de imitar el "estilo moderno", y mantuvo que en la arquitectura era importante tener estilo, pero no un estilo en particular. Criticó a los arquitectos modernos que no tenían un compromiso con el diseño social y la planificación. Sus ideas sobre la arquitectura lo llevaron a desarrollar conceptos claros sobre el proceso de diseño. Klumb mantuvo que la prefabricación era una respuesta a la necesidad habitacional de los ciudadanos de un pueblo. Sin embargo, prefabricar toda la casa implicaba la noción de la casa como máquina, concepto que había rechazado años antes. Como alternativa, desarrolló la idea de prefabricar el área de la casa que tuviese los baños, la cocina, la escalera y los guardaropas. De esta manera, pretendía Klumb, que el resto de la casa se diseñara con las necesidades particulares de la familia, tomando en cuenta el clima y la topografía. De este proceso surgió su idea de la "unidad de utilidad", o como la llamó: la Médula de Vida. Con este concepto, Klumb consideró que humanizaba la obra arquitectónica, utilizando al ser humano y sus actividades cotidianas como medida de sus decisiones de diseño. Esta fascinación por adecuar la arquitectura a las condiciones inherentes de un cliente y de una localidad en particular, llevó a Klumb a trabajar para el Buró de Asuntos Indígenas en Estados Unidos. Diseñó varias exposiciones del arte indígena, entre éstas, una en San Francisco para la Feria Mundial (1938) y otra para el Museo de Arte Moderno en Nueva York (1940).

Durante los últimos años de la década del 30 y el comienzo de la del 40, Klumb trabajó en propuestas para la creación de cooperativas de vivienda. Argumentó que el gobierno había hecho un gran esfuerzo por ubicar a la clase pobre en vivienda pública, pero la clase media estaba atrapada por los desarrolladores que le suplían lo mínimo por el máximo costo. En colaboración con los arquitectos Louis Kahn , Alfred Kastner y Louis Magaziner formó la firma Cooperative Planners' Office en Washington, DC. Por medio de esta oficina Klumb diseñó varias residencia para las comunidades Greenbelt, conocidas también, de modo despectivo, como Tugwell Towns, por ser desarrolladas por la Resettlement Agency que éste dirigió. También generó otro diseño para un proyecto en Atlantic City, lo cual lo llevó a darse cuenta que la solución no era diseñar sectores residenciales, sino intervenir en la planificación integral de la expansión de las ciudades. Henry Klumb decidió, en diciembre de 1943, aceptar la invitación del Gobernador de Puerto Rico, Rexford Tugwell para dirijir los trabajos de diseño en el recién formado Comité de Diseño de Obras Públicas. Para Klumb, trabajar en Puerto Rico, con una recién creada Junta de Planificación, Urbanización y Zonificación y con unas necesidades sociales que la arquitectura podría ayudar a resolver, era una oportunidad única, que le permitiría aplicar los postulados de una arquitectura y planificación como él la entendía: de "valores superiores".

Klumb en Puerto Rico -- los primeros años

Inserto en la dinámica de una nueva arquitectura, pero ajeno a toda la situación local que el Comité de Diseño de Obras Públicas había generado, Henry Klumb se trasladó con toda su familia, su esposa Else, y sus dos hijos Peter y Richard, a San Juan de Puerto Rico en marzo de 1944. Desde el comienzo de las labores de Klumb se hizo evidente que su visión arquitectónica resistía la acción de tabula rasa en que el Comité insistió durante el primer año de trabajos. Las experiencias de Klumb en Estados Unidos lo habían dotado de una sensibilidad hacia el marginado que lo llevó a respetar su situación en las decisiones arquitectónicas. Lejos de proponer una arquitectura quirúrgica, donde el Estado erradicaba de raiz toda memoria colectiva por ser inadecuada al nuevo paradigma social, Klumb fundamentaba su modernidad en lo existente. Como palimpsesto arquitectónico, Klumb reescribiría lo moderno sobre las tradiciones del lugar. Luego de cinco meses organizando la división de diseño del Comite, en agosto de 1944, Klumb sometió un informe de los trabajos realizados y por realizar. A todas luces, el Comité estaba elaborando una enorme cantidad de diseños para el nuevo Puerto Rico. El Comité terminó los planos para unas viviendas denominadas Zero-Plus Housing, planos para las conchas acústicas en las plazas públicas de los pueblos y los planos para su propio edificio de oficinas. También comenzaron trabajos en la ruralía, como por ejemplo, escuelas, unas fincas para maestros, unidades de comedores, centros de salud y centros de comunidades que incluían tienda y bibilioteca. Además se les asignaron los diseños para la alcaldía y plaza de recreo de Maricao, y los planes maestros para la Universidad de Puerto Rico, el Parque Muñoz Rivera y el Parque Colón de Aguadilla.

El estudio de dos de estos proyectos, el Zero-Plus Housing y las oficinas para el Comité de Diseño, arrojan luz sobre la contribución que hizo Klumb a la "revolución" por medio de la arquitectura. Estos dos proyectos también revelan la manera en que Klumb aplicó sus postulados de diseño desarrollados en Estados Unidos.

El proyecto de vivienda denominado Zero-Plus Housing es de suma importancia para comprender la reacción de Klumb ante la situación en Puerto Rico y apreciar la afinidad de sus postulados arquitectónicos con la visión populista de Luis Muñoz Marín. Klumb describió este proyecto como un "estudio para albergues (shelter) a bajo costo que proponía un tipo 'transicional' de vivienda para familias de escasos recursos." Su desarrollo arquitectónico se nutrió del concepto de la Médula de Vida que había desarrollado en Estados Unidos. Klumb propuso que el gobierno fuera responsable de suplir esta unidad medular y que luego, debido a la gran cantidad de mano de obra existente, la comunidad sería responsable de decidir como terminar la casa. Por ejemplo, en la ruralía, donde se acostumbraba construir en pencas de palmas y yaguas, éstas se podrían utilizar para las paredes y techos. En las zonas urbanas, donde se podría conseguir elementos prefabricados de hormigón, la casa se terminaría utilizando columnas, vigas, bloques y planchas prefabricadas.

El proyecto para las oficinas del Comité de Diseño de Obras Públicas es una estructura cuyo diseño podemos utilizar como paradigma modernizante y que apunta hacia la dirección que tomará la práctica de la arquitectura en Puerto Rico. Las oficinas se edificaron en los terrenos recién adquiridos del Blanche Kellogg Institute, en la parada 22 de Santurce. Las facilidades del antiguo orfanato estaban en proceso de ser remodeladas para cobijar al Departamento del Interior y las oficinas de la Junta de Planificación, Urbanización y Zonificación estaban en proceso de construcción. El edificio se localizó en la parte posterior del solar, delimitando el área pública y de estacionamiento para los tres edificios.

El diseño de la planta era innovador para oficinas de gobierno. Las paredes en ambos pisos tenían ventanales contínuos a ambos lados lo que permitía una ventilación cruzada máxima en las áreas de trabajo. Estos ventanales enfatizaban la horizontalidad del diseño, la cual fue interrumpida por una pared vertical perforada que marca la entrada al edificio. Esta horizontalidad se logró porque la fachada no se diseñó estructuralmente, sino como una mera mampara que regula la entrada de luz y ventilación al interior de las oficinas. El uso de la ornamentación, a consecuencia de la colocación de los bloques y el material utilizado para verter la paredes de hormigón (en este caso planchas de cinc corrugado), prefiguró la fascinación que posteriormente se tuvo por ornamentar los edificios con hormigones y bloques expuestos. Este edificio, diseñado en el verano de 1944, contiene la semilla de toda la arquitectura que Klumb desarrolló en su larga carrera de 40 años en Puerto Rico.

Klumb en Puerto Rico -- su práctica privada

No tardó mucho que para que los contactos hechos por Klumb en el Comité de Diseño le brindaran comisiones privadas. En 1945, Klumb estableció The Office of Henry Klumb que rápidamente se convirtió en una de las oficinas de arquitectura de mayor importancia en Puerto Rico. En su práctica privada, Klumb exploró y desarrolló unas herramientas de diseño cuyas raices se encuentran en Europa y, curiosamente en la arquitectura de Le Corbusier: los pilotis, la planta libre, los ventanales ontínuos y la fachada libre. Por otro lado, los cinco años de aprendizaje con Wright le enseñaron como armonizar al edificio con la tierra, artticular el espacio interior y exterior, privilegiar las líneas horizontales y diseñar con la naturaleza. Estas herramientas y principios arquitectónicos lo llevaron al uso del quiebra sol, la pared perforada, las pared en pivote y la preferencia por la ventilación cruzada e iluminación natural.

Además del diseño para edificios, Klumb también diseñó muebles "tropicales". En 1944, en asociación con el compañero de Taliesin, Stephen Arneson, fundó la fábrica de muebles ARKLU. A diferencia de sus colegas alemanes, Klumb prefirió sobre el acero inoxidable y el "plywood" utilizar madera del país -- tabonuco -- cuero y sogilla para sus líneas de sillas, sofás, mesas y divanes.

En 1945, la Universidad de Puerto Rico contrató a Klumb para su primer diseño en los recintos de Río Piedras y Mayagüez: vivienda para el personal de la Estación Experimental de Mayagüez y una propuesta para remodelar la residencia del Rector de la Universidad de Puerto Rico. En 1946, la Universidad de Puerto Rico le comisionó el diseño de viviendas para la facultad, tanto en Río Piedras como en Mayagüez. Escasamente una década del comienzo del Quadrángulo de la Universidad en el estilo del resurgimiento del renacimiento español, la Universidad emprendió su derrotero de modernización con los diseños de Henry Klumb. Ambos recintos sirvieron de laboratorio arquitectónico para Klumb y la arquitectura en Puerto Rico.

Esta primera intervención en Río Piedras se planificó para los márgenes del recinto. Con dos importantes edificaciones: la Facultad de Ciencias Naturales y el Museo de Historia, Antropología y Arte, Klumb intervino directamente en el espacio del Cuadrángulo de Río Piedras. Durante veinte años Klumb fue el único arquitecto a cargo de nuevas edificiaciones en la Universidad de Puerto Rico, y en ella logró desarrollar plenamente sus ideas arquitectónicas. Estas ideas y las que no pudo desarrollar en el recinto por falta de fondos, las llevó a sus otros proyectos arquitectónicos. Ejemplo de ésto son los diseños para la Iglesia Católica. La primera comisión que Klumb tuvo de la Iglesia fue la Capilla Santa Rosa (1946), estructura estoica, sin pretensiones más allá de cobijar un grupo de feligreses. Sin embargo, en el diseño de la Capilla de San Martín de Porres (1949) en Bayview, Cataño, Klumb produce una verdadera revolución en la arquitectura eclesiástica en Puerto Rico que precedió los cambios doctrinarios del Vaticano II por muchos años. La apertura del espacio interior, la comunion directa con la naturaleza se confabularon en esta obra arquitectónica para crear una verdadera pieza de arquitectura tropical.

Por otro lado, la Iglesia del Carmen (1958) en el pueblo de Cataño marcó otra manera de interpretar el ritual católico. Situada en un solar de configuración difícil e irregular, Klumb creó una iglesia de planta centralizada cubierta por una gran sombrilla de hormigón. Para adecuar la escala de la estructura al contexto urbano, Klumb disminuyó en escala la entrada por la plaza de Cataño y, con una curva sensual, convida a los transeuntes a que entren al interior. Para enfatizar la relación con la plaza, colocó el campanario en eje con la misma.

Dos otros proyectos, el Colegio San Ignacio en Río Piedras y la Convento Dominica en Bayamón expresan esa comunión de Klumb con la naturaleza física y espiritual. En el Colegio San Ignacio, Klumb tuvo, la oportunidad de desarrollar ideas planteadas en la Universidad de Puerto Rico pero no realizadas, tal como, las aceras protegidas por techos.

Los proyectos residenciales abundaron en la práctica privada de Klumb. En ellos aplicaba su amor por la naturaleza y la disposición orgánica de los espacios. La casa más espectacular en su reperterio fue la suya. Ubicada en sxiete cuerdas en la De Diego de Río Piedras, esta casa, en el siglo XIX, había sido la residencia del hacendado de una plantación de piñas. Klumb demolió muchas de las paredes exteriores, protegió el interior con la siembra de palmas en la periferia de la casa y creó su mundo dentro del reino vegetal. Los diseños para otras residencias expresan su búsqueda por la "Arquitectura: en su realidad de espacios creados desde el exterior al interior - desde el interior al exterior, que funde al ser humano con su medio ambiente y libera su mente para que pueda -- si así lo desea --vivir en una libre asociación con otros seres humanos y --si es receptivo --en armonía consciente con los variados estados de la Naturaleza."

Henry Klumb dedicó los últimos años de su carrera al diseño de grandes complejos industriales en Puerto Rico y el exteriro. Diseñó las fábricas con el mismo entusiansmo y energía creativa, con proyectos como Parke Davis y Eli Lilly, ambos en Carolina y su última obra, el Complejo Ciba-Geigy en Nueva Jersey.

Conclusión

La carrera de Henry Klumb en Puerto Rico coincidió con la modernización de la Isla por el populista Luis Muñoz Marín. El eslogan de Pan Tierra y Libertad que Muñoz enarboló en la consigna del Partido Popular, encontró un homólogo en la filosofía de Klumb que clamaba por una arquitectura social. (Architecture of Social Concern). Esta búsqueda llevó a Klumb a enunciar conceptos como: la exhuberancia poética y espiritual de la arquitectura, donde el pasado se respeta, el presente se vive en reflexión y el futuro es una proyección de nuestras esperanzas; la Médula de Vida: donde el espacio servidor era una construcción tecnológica precisa que permitía al espacio servido adaptarse a las necesidades individuales del cliente y el entorno; el hombre como medida de todo, no como un fenómeno antropométrico, sino como una condición social y humanizante de la arquitectura; y el concepto de la energía creativa, que permite al ser humano crear las condiciones propicias para obtener su derecho inherente al desarrollo espiritual y que lo elevaran del Òirremediable vulgarismo de la realidad.Ó

Por cuarenta años Klumb buscó unos valores superiores en la arquitectura: una carrera que hizo visible la idea de un Puerto Rico nuevo.

By Enrique Vivoni Farage

Henry Klumb

Lista de proyectos(selección)


Caribbean and Global Links / Architecture / Urban / History / Publications / Organizations / Contacts
Home
Published by the Architectural Resources Network
Mail to: sejota@tricom.net (Carlos Jorge)